martes, 9 de diciembre de 2008

Crónica de indias

"En los años en Pizarro y Cortés conquistaban Perú y México, y entre los soldados y misioneros figuraban hombres de letras que narraban aquellas hazañas en las que la aventura se unía al exotismo, por lo quela narración de los hechos va acompañada de la descripción de las tierras, de los hombres, de los animales y las plantas de aquel continente recién descubierto." Existeron, como precedente de estos textos, las Cartas de Colón, en las que también él narró a los reyes todo aquello que había encontrado en las Indias.
Tanto dichas cartes como las Crónicas de diversos cronistan tenían la intención de reportar a la Corona todo lo que había y sucedía en tierras americanas.

Características y ejemplo de Crónica

************************
************************
Fragmento de Cómo Alonso Herrera y los españoles que con él estaban, salieron de la provincia de Carao y comenzaron su navegación y jornada el río arriba, y lo que les sucedió con ciertos caribes que en el camino toparon.
"Prosiguió el armada su viaje, e ya que era tarde y que quería anochecer, vieron cantidad de candelas el río arriba, de indios que estaban ranchados. Cudiciáronse los soldados a ir a ellas, por ver lo que fuese, y si en ellas hubiese de qué se aprovechar. El capitán se lo estorbaba diciendo que las lumbres que se veían eran de caribes, compañeros de los demás cuyas canoas habían tomado aquel día, con los cuales no podían ganar nada, sino aventurar a que le hiriesen algún hombre o caballo y muriese rabiando. Los soldados todavía persuadían a su capitán a ir a ver lo que en las candelas había, por lo cual, después de rancheados en tierra a la parte de donde las lumbres parecían, y pasado buen rato de la noche, Alonso de Herrera tomó consigo veinte hombres con sus espadas y rodelas y se fue derecho a donde las lumbres estaban, y acercándose a ellas todo lo que pudo, conoció ser indios caribes, de los cuales algunos dormían y otros andaban asando cuartos de indios de los que habían tornado, y otros hacían barbacoas para asar sus partes; y considerando el capitán bien la gente que había y el sitio y alojamiento donde estaban, se volvió a sus bergantines sin ser sentido; y para que el brío y voluntad que los soldados tenían de dar en aquellos inhumanos indios y desbaratarlos se cumpliese, echó en tierra dos caballos y envió con ellos treinta hombres que antes que amaneciese tuviesen tomada las espaldas a la parte de tierra a los indios, para que llegándose con los bergantines por el río, los cogiesen en medio y diesen en ellos a su voluntad."

martes, 14 de octubre de 2008

Conquista y colonia


Periodo de la conquista – literatura

A finales del siglo XV fueron descubiertas las tierras del continente americano, y como ya sabemos, los indígenas carecían de unidad cultural. Se cree que a nivel cultural, la cantidad de habitantes y el esplendor de las ciudades de algunos grupos indígenas influyó para que aún se conserve su cultura en la población actual; en esas culturas la mezcla con los españoles fue mínima. En sitios como Colombia, donde las culturas no estaban tan desarrolladas como en México, por ejemplo, los españoles se mezclaron con las mujeres indígenas dando lugar a la raza mestiza.

Gonzalo Jiménez de Quesada, fundador de Bogotá, ha sido considerado como símbolo predestinado para las leyes y las letras de Colombia; él sentó las bases para el arraigo del estudio de las humanidades en nuestra tierra. Realizó también bastantes escritos sobre sus conquistas, gobierno y las costumbres de los indios “moscas” (muiscas). Entre sus obras principales se encuentran: “Compendio historial de las conquistas del Nuevo Reino”, “Diferencias de la guerra de dos mundos” y “El Antijovio”.

Con los conquistadores penetró también en nuestra tierra la poesía popular, la cual, mezclada con nuestras costumbres y faenas diarias, incrementó la riqueza popular oral. Sin embargo, la historia literaria colombiana, en la escritura, se inicia formalmente con las obras de los cronistas españoles de la época, entre quienes se cuenta Juan de Castellanos, quien escribió “Elegías de varones ilustres de Indias”, obra en verso de 120.000 endecasílabos.